Yo confieso...

The Pretender coloca solemnemente la mano en el corazón y hace algunas confesiones al hilo de su penúltimo post. 

06/03/2013
 

En el anterior post utilicé un fotograma de Julia Roberts y Rupert Everett en La boda de mi mejor amigo  para ilustrar la suprema importancia del sitting en una boda. También puse un vídeo con el que es, probablemente, el fragmento más conocido de esa película. Es normal, por lo tanto, que se pueda pensar que me gusta La boda de mi mejor amigo.

Lo cierto es, y con la mano en el corazón lo afirmo, que la detesto. También confieso que no la he visto entera nunca, pero que ha estado tantas veces de fondo en mis siestas de después de comer que es casi como la hubiera visto en un loop infinito. Sí, el fotograma era perfecto para el post y el vídeo, más. Pero no, no me gusta esa película. Y ya que he cogido la postura y mantengo la mano colocado solemnemente en el corazón, voy a confesar algunas cosas más y lo voy a hacer de un modo totalmente aleatorio, que es como se hacen las confesiones, ¿no?

-Yo confieso que intenté ver una vez Siete bodas y un funeral, y me pareció tal tostón que casi se oficia mi propio entierro causado por muerte por aburrimiento. Ese humor tan británico no consiguió hacerme sonreír ni una vez, no soy de los que encuentra sexy a Andy MacDowell y me batiría en duelo con Hugh Grant. Y esperaría ganarlo, claro. Le detesto casi tanto como a lo anterior. 

-Yo confieso que me encanta el estilo de Mark Ronson y que por eso le he elegido como imagen de inicio de este post. Y que si pudiera y fuéramos colegas, le pediría consejo para todo. Para vestir, para salir, para pinchar y para flirtear con mujeres. Con su esposa, Josephine de la Bauma, no me pasa lo mismo que con Andy MacDowell. Me parece un súper cañón. Sé que Mark en la primera foto sale con Carlota de Mónaco en una cena y aprovecho para confesar que ella también me parece un cañón. Pero prefiero a Josephine, las cosas (confesables) como son. 

-Yo confieso que sé que Mark Ronson fue una vez a un evento vestido de los pies a la cabeza vestido de rosa fucsia y que aún así he formulado lo anterior con la mano en el corazón, y haciendo gala de honor de caballero. 

-Yo confieso que soy terriblemente materialista y que si me casara e-xi-gi-ría que hubiera regalo de pedida. Se me ocurren mil cosas que querría, pero una moto es lo que más resuena en mi cabeza. 

-Yo confieso que no tengo ni idea de si una moto es un regalo de pedida conveniente, socialmente aceptado. Tampoco sé si eso lo pagaría mi novia o la familia de novia. Si la solución a esta pregunta está en alguna de las comedias románticas que he puesto a parir al empezar este post... Renuncio a la moto. 

 

 

 







También te puede interesar...

Si tienes tu lista de bodas en El Corte Inglés y quieres hacernos una consulta, llámanos al
900 373 111
Consulta aquí las
Condiciones de la Lista de Boda
de El Corte Inglés
Si quieres hacer un regalo a los novios haz click aquí o llámanos al
902 224 411
AVISO LEGAL   |   CONTACTO   |   FAQ
Facebook   Google   Pinterest   Twitter      Instagram Linkedin Youtube
¿Eres proveedor de servicios de boda? ¿Quieres ofrecer tus servicios en BodaMás?
902 060 260
Este mes, 20% de dto en tus maletas de viaje, al abrir tu lista de boda en El Corte inglés.
Regístrate
• CLICK HERE TO BUY FROM A GIFT LIST •
IDEAS  >   > Yo confieso...
menu
menu
Buscador
Registro
900 373 111
Atención al cliente
Compartir
COMPARTIR
cerrar
TU NOMBRE:


EMAIL DE TU AMIGO:



EMAIL ENVIADO