La importancia del sitting

Porque no es lo mismo que te sienten en la mesa infantil que en la de amigos de toda la vida, aquí unas reglas básicas sobre este arte. 

02/03/2013
 

Soy de los que cuando va a una boda empiezo a despotricar tres horas antes sobre el sitio en el que me va a tocar sentarme aún sin saber cuál es el que me han asignado. Mis experiencias en mesas de boda son terribles, dramáticas y traumáticas. Así, sin paños calientes. No recuerdo ni una boda en la que me lo haya pasado bien en la mesa en la que una tarjetita lucía mi nombre como una condena. Siempre acabo rodeado de primos segundos, amigos del trabajo de los novios que están muy tensos o los típicos invitados que tienen una relación tan tangencial con los recién casados que ni ellos mismos saben definirla. 

La única vez que me lo he pasado realmente bien fue en una boda en la que no había que sentarse, así que creo que no hacen falta más pruebas concluyentes de la importancia del sitting. Así que he decidido hablar con Elena Giménez, la persona que conozco que más sabe de relaciones públicas, eventos y de hacer bien las cosas en situaciones como las que describo. Ella trabaja en el departamento de Relaciones Públicas de Condé Nast y del arte del sitting sabe un rato. 

-Elena, ¿en qué reside, para ti, la importancia del sitting?
Del sitting va a depender que te lo pases estupendamente o que estés deseando salir pitando de la boda y hacer cola hasta que salga el primer autobús.

-¿Crees que se le da la importancia que merece en las bodas?
No, por desgracia los novios intentan hacer encaje de bolillos con el número de invitados que tienen y el número de mesas.

-¿Cuál es, en tu opinión, la receta del éxito de un sitting perfecto? Hay que erradicar las odiosas “mesas de solteros”. Acaban siendo un popurrí imposible y nadie sale enamorado después del sorbete de mandarina. La gente quiere pasárselo bien, no van con la intención de conocer a gente, una boda no sirve para eso. En eventos profesionales sí que es interesante mezclar a personas que no se conocen.

-Vamos con ejemplos prácticos:
-Nunca sentar juntos a... Gente que se cae mal, ex novios/as, gente de edades muy distintas, sagas enteras (tus tíos con tus primos), y nunca poner a una sola persona descolgada del resto de comensales/invitados porque se sentirá fuera de lugar, no entenderá ninguna broma, y querrá llorar.
-Siempre sentar juntos a... La gente divertida, gente que sabes que tiene cosas en común, a los “tíos”, a los “primos”, “a los de la oficina”… etc.

-¿Con cuánto tiempo planeas tú el sitting de un evento?
Con 10 días aproximadamente, es de las cosas más importantes. Si un cliente se va descontento por la mesa en la que ha estado sentado, podemos tener serios problemas.

-¿Crees que es algo que deben hacer los novios, o es mejor encargarlo a un profesional?
Siempre los novios, nadie conoce mejor que ellos a sus invitados. Cuando intervienen profesionales acaba siendo un cuadro. Es algo muy profesional en el sentido de intentar que la gente se mezcle e interactúe, pero suele fracasar. Si tienes que dar conversación a gente que no te cae muy bien, aguantar historias rollo, etc… tu recuerdo será nefasto.

-En el plano personal, ¿qué es lo más divertido que te ha pasado a ti producto del sitting de una boda?
Que me sentaron con 26 años en la “mesa infantil”. Todos tenían 18 años. Afortunadamente, mi primo de 34 también estaba en la misma. Al final nos hicimos con los chavales, pero al principio nos sentimos como de integración. En otra ocasión, me sentaron en una mesa de “despojos”: primos segundos que no sabes que hacer con ellos, algún compañero de trabajo no demasiado popular, un amigo de la infancia que te daba palo no invitar… Con ese elenco, el novio de una prima mía, borracho como una cuba empezó a inventar que nuestro bisabuelo había presentado a Franco a Hitler en Hendaya. Y daba datos y todo. Fue un bochorno.

-Todos los consejos/indicaciones que quieras añadir, serán bienvenidas.
Por supuesto depende del local, pero las mesas corridas son mucho mas agradecidas para hablar, además de más bonitas. En las mesas redondas, si son de 10-12 pax y hay algún centro historiado de flores en medio solo hablas con los que tienes a cada lado. Esas mesas de novios con los hermanos y abuelos dan mucha pena, son los que peor se lo pasan. Sin embargo, en una mesa corrida puedes hablar con los que tienes a cada lado y tres personas en frente. ¡Es más divertido!







También te puede interesar...

Si tienes tu lista de bodas en El Corte Inglés y quieres hacernos una consulta, llámanos al
900 373 111
Consulta aquí las
Condiciones de la Lista de Boda
de El Corte Inglés
Si quieres hacer un regalo a los novios haz click aquí o llámanos al
902 224 411
AVISO LEGAL   |   CONTACTO   |   FAQ
Facebook   Google   Pinterest   Twitter      Instagram Linkedin Youtube
¿Eres proveedor de servicios de boda? ¿Quieres ofrecer tus servicios en BodaMás?
902 060 260
Ahorra hasta un 10% en tus compras, al abrir tu lista de boda en El Corte inglés.
Regístrate
• CLICK HERE TO BUY FROM A GIFT LIST •
IDEAS  >   > La importancia del sitting
menu
menu
Buscador
Registro
900 373 111
Atención al cliente
Compartir
COMPARTIR
cerrar
TU NOMBRE:


EMAIL DE TU AMIGO:



EMAIL ENVIADO