Consejos para la pedida de mano

Cómo conseguir el "sí" de la novia en uno de los momentos más arriesgados de la vida de un hombre

15/10/2012
 

 

Más que ascender en el trabajo, más que comprarse un coche, más que independizarse. El momento más importante de la vida de un hombre llega probablemente cuando tiene que pedirle matrimonio a su pareja. Por eso debe estar convencido de que ella es su mujer ideal. La única, la elegida. Y, además, debería ser consciente de si cuenta o no con el consentimiento de la familia.

Hay algunas cosas que el hombre debe tener en cuenta antes de lanzarse. Lo primero de todo es que se trata de un momento memorable que la pareja recordará durante años. Con ese objetivo, debería planificar una pedida de mano que sea digna de ser contada entre amigos, familiares, hijos y nietos. Sin embargo, cada mujer es un mundo y no a todas les gustan los mismos gestos.

Lo que para una puede ser la pedida más romántica del mundo, para otra puede suponer el momento más vergonzoso jamás vivido. Hay chicas que quieren que los hombres griten a los cuatro vientos su amor por ellas, mientras que otras prefieren disfrutar el romanticismo de la intimidad. Lo importante es que ella se sienta cómoda para poder decir “sí” sin tapujos. Una apuesta segura es siempre arrodillarse frente a ella antes de hacer la pregunta.

No hay manual que explique qué pedida de mano es hortera o un manido cliché y cuál es romántica. Eso depende de la personalidad de la pareja. Hay muchas ideas sobre el lugar ideal para proponer matrimonio. En el mar, en la montaña, de vacaciones, en un restaurante, etc. Pero nadie duda de que llevar a la chica al lugar en que la conoció es conmovedor y le demuestra a ella lo especial que fue verla por primera vez. Cuidar los detalles con el paso de los años es la base más sólida para que una pareja perdure.

Partiendo de esa idea, cualquier propuesta es buena siempre que tenga un significado especial para ambos. Entre las localizaciones preferidas para los enamorados está el siempre clásico París y sus rincones. No se trata tanto de pedir matrimonio en el lugar más turístico de la ciudad rodeado de personas, sino de encontrar un café curioso o una zona tranquila de la orilla del Sena.

Para otras parejas, lo ideal es irse de vacaciones y en el momento más inesperado, hacer la pregunta. No puede haber nada mejor que en una casita en la montaña mientras se ve nevar desde la ventana; o en un velero en un día soleado sin nadie alrededor; o durante un paseo por las calles de la ciudad bajo la lluvia. No importan las inclemencias del tiempo. Si te arrodillas con el suelo mojado, la chica entenderá que lo más importante es ella.

Hay hombres a los que le gusta ponérselo difícil a su pareja, para darle un poco de emoción al asunto. Por eso, organizan una especia de gymkana en la que la novia debe seguir a un familiar o unas pistas hasta encontrarse el anillo o con él futuro prometido arrodillado y de punta en blanco. En un parque, en casa, en un restaurante. Todo vale. Sobre todo si el paisaje acompaña con una cascada espectacular, un atardecer de postal o unas vistas impresionantes.

 

Entre los clásicos de los clásicos, están las proposiciones de matrimonio a lo grande: contratar un avión que dibuje en el aire la pregunta o un cartel luminoso en medio de un estadio o de Times Square… El día de San Valentín y el de Año Nuevo mantiene desde hace años una pugna muy reñida por ser el día del año en el que más pedidas de mano se realizan.

Es arriesgado pero puede salir bien. Nos referimos a esas propuestas por impulso. A esos momentos especiales en los que un chico se da cuenta de que quiere pasar toda su vida con la chica que tiene enfrente y se lo suelta tal cual como lo piensa. ¡Casémonos! ¡Ya! ¡Ahora! Si ella lo entiende y se deja contagiar por el ímpetu del novio, el sí está asegurado. Pero puede que no sea así y que la proposición pase a la historia por ser la menos elaborada de la historia.

A los tímidos les gusta eso de dejar que el anillo hable por si solo. Basta, por ejemplo, con dejarlo en la almohada por la mañana temprano para que sea lo primero que ella vea nada más abrir los ojos. En estos casos, es importante encontrarse cerca para no desconcertar a la chica y que pueda dar una respuesta y compartir su alegría. Al fin y al cabo, una de las cuestiones más importantes del compromiso es poder compartir la noticia con amigos y familiares y proclamar vuestro amor a los cuatro vientos.

 







También te puede interesar...

Si tienes tu lista de bodas en El Corte Inglés y quieres hacernos una consulta, llámanos al
900 373 111
Consulta aquí las
Condiciones de la Lista de Boda
de El Corte Inglés
Si quieres hacer un regalo a los novios haz click aquí o llámanos al
902 224 411
AVISO LEGAL   |   CONTACTO   |   FAQ
Facebook   Google   Pinterest   Twitter      Instagram Linkedin Youtube
¿Eres proveedor de servicios de boda? ¿Quieres ofrecer tus servicios en BodaMás?
902 060 260
Disfruta de un personal shopper gratis, al abrir tu lista de boda en El Corte inglés.
Regístrate
• CLICK HERE TO BUY FROM A GIFT LIST •
IDEAS  > Moda y belleza  > Consejos para la pedida de mano
menu
menu
Buscador
Registro
900 373 111
Atención al cliente
Compartir
COMPARTIR
cerrar
TU NOMBRE:


EMAIL DE TU AMIGO:



EMAIL ENVIADO