10 consejos para elegir ramo de novia

Las flores, los materiales, el tamaño, la forma y las circunstancias que influyen a la hora de escoger el ramillete ideal

05/11/2013
 
© Mónica Suárez de Tangil. Realización: Marieta Torres. Maquillaje: Víctor Álvarez. Peluquería: Gabriel Llano para el Salón de Moncho Moreno.

1. El diseño del vestido

Elegir antes el ramo que el vestido es uno de los errores más comunes entre las futuras novias. Dado que el diseño nupcial es la clave del look de la boda, lo ideal es esperar a adquirirlo para empezar con el resto de complementos como lo zapatos, el tocado, las joyas y, por supuesto, el ramo. ¿Ejemplos? Un vestido sencillo admite colores más vibrantes que uno de esencia barroca y las nuevas tendencias que apuntan a los vestidos de color rosa requieren más de un intento para dar con el ramo adecuado.

© Cortesía de d-photo.es

2. La inspiración de la boda

Para tomar la decisión correcta a la hora de elegir el ramo es importante hacer caso a nuestra idea general de la boda. Romántica, bohemia, campestre, playera, medieval... Si todo lo demás –incluido el vestido, el banquete o incluso la música– gira en torno a una estética bien definida, el ramo también debería ajustarse a ella. Al igual que una boda campestre pide a gritos un colorido ramo silvestre, una boda romántica podría endulzarse con uno de delicadas rosas blancas.

© Cortesía de d-photo.es

3. La estatura de la novia

A pesar de la inestimable ayuda de los tacones, hay que tener en cuenta la altura de la novia al decantarse por un ramo u otro. Una novia de talla alta podrá permitirse un inmenso ramo que caiga en cascada mientras que una de baja estatura le sacará mejor partido a un pequeño y coqueto bouquet floral. La idea es apostar siempre por accesorios que estilicen y que no disminuyan visualmente la silueta.

© A. Moral. Realización: Blanca Puebla.

4. El color del ramo

Pocas cosas pueden determinar tanto un ramo de novia como su colorido y pocas cosas son casi tan ilimitadas como la imaginación. Desde ramos monocolor –con variantes que van desde el impoluto blanco al morado vibrante– hasta mezclas de colores pastel, pasando por tonos rotundos que harían las delicias del mismísimo Gauguin. Además del gusto de la novia y su pericia a la hora de elegirlo, el tipo de flor escogida será la clave para dar con la paleta perfecta.

Ramo para el antebrazo con tallos a la vista de carácter silvestre, natural y muy romántico, compuesto de eustomas, astilbe, gerberas y tanacetum, de Mar de Flores.

© A. Moral. Realización: Blanca Puebla.

5. La forma del ramo

En cascada, el clásico bouquet, de tallos largos, en domo, ramillete, redondo, media luna... Antes de empezar con la búsqueda (y captura) del ramo, lo mejor es clasificarlos por tipologías para dar con la más acertada según el vestido, la altura y el propio gusto de la novia. Concretar el tipo de ramo no solo lo hará más fácil, sino que además determinará el tipo de flores y plantas a utilizar, así como los colores más idóneos para que el resultado sea perfecto.

© Cortesía de d-photo.es

6. El tamaño del ramo

Desde los ramilletes redondos de tamaño XS hasta inmensas agrupaciones florales en forma de gota. Las posibilidades son abrumadoras cuando se trata de escoger el tamaño correcto del ramo. Si antes hemos mencionado la estatura de la novia como determinante, así como su propia inclinación personal, la comodidad es otra de las variantes que hay que tener en cuenta cuando hablamos de las flores que acompañarán el look.

© Cortesía de d-photo.es

7. Cómo quieres llevarlo de camino al altar

Probablemente ya te has visualizado unas cuantas veces caminando hacia el altar. ¿Cómo deseas llevar el ramo? Si tu idea es llevarlo sobre el antebrazo como si se tratara de un bebé, la idea es hacerlo con un ramo en cascada; si lo llevas a la altura de la cadera y de forma relajada estaríamos hablando de un bouquet; si quieres que no quite ni un ápice de protagonismo al vestido, lo ideal es un pequeño ramillete que no capte todos los flashes...

© Cortesía de d-photo.es

8. Posibles alergias

Parece casi una obviedad pero muchas novias se olvidan de la alergia cuando se trata de optar por un ramo concreto. Si ya has descartado la idea de las flores artificiales –muchas floristerías ofrecen esta opción cada vez más cuidada y natural–, te recomendamos que consultes con un especialista cuáles son las más aconsejadas para tu tipo de intolerancia. Las hortensias, los pensamientos, las azaleas, los tulipanes y las orquídeas suelen estar entre las flores que menos polen producen pero se debe analizar cada caso por separado.

Bouquet en tonalidades cremas, peach, grises y malvas de esencia otoñal compuesto de ranúnculos, echinops, brunnias y frutos de eucalipto, de Mar de Flores.

© A. Moral. Realización: Blanca Puebla.

9. Si llevas tocado floral

Cuando las flores del tocado casi al unísono o, al menos, tener bien informados a los profesionales que se encargarán de ambos accesorios de las características de los mismos. Aunque no tenemos por qué elegir el mismo tipo de flor para los dos casos, sí conviene guardar cierto equilibrio en cuanto al tono y al tipo de inspiración.

© Cortesía de d-photo.es

10. Mezclar varios tipos de flores o decantarse por una sola

Mientras que algunas flores como las rosas sostienen un ramo de novia por sí mismo, hay otras que requieren del mix & match para componer un verdadero grupo floral en clave nupcial. De todas las posibilidades, contar con un profesional siempre es la opción más sensata a la hora de definir cuáles serán las elegidas, sin olvidar la estación elegida para casarse así como las últimas tendencias.

Cuentan en el US Weekly que, a la hora de crear el ramo de novia de su boda elaborado con lirios de los valles y jacintos, Kate Middleton incluyó además "claveles del poeta" –"sweet william" en inglés– como guiño a su nuevo marido, así como unos mirtos plantados por la reina Victoria en el año 1845 como parte de la tradición real. Y a pesar de que el vestido de Alexander McQueen era el elemento más esperado de todo el look –como viene a ser un clásico en cualquier boda–, era el ramo el que guardaba grandes secretos y costumbres que hacían de él un accesorio clave cuya elección poco tenía que ver con los azares del destino.

Sin ser parte de la Familia Real ni estar rodeado de ancestrales tradiciones, la elección del ramo está rodeada de una serie de rituales que conviene respetar para que el resultado sea armónico y perfecto tales como plantear la tipología del ramo que se desea, la forma, el color, el tamaño, los tipos de flores que deseamos incluir, cómo queremos llevarlo hasta el altar, cómo puede influir la estatura de la novia a la hora de decantarse por uno u otro, las alergias que pueden descartar ciertos géneros o la propia estética del bouquet.

Elaboramos el perfecto decálogo de consejos para elegir ramo de novia con algunos de los puntos más importantes y decisivos de este esperado e inevitable proceso nupcial. El final feliz está asegurado.







También te puede interesar...

Si tienes tu lista de bodas en El Corte Inglés y quieres hacernos una consulta, llámanos al
900 373 111
Consulta aquí las
Condiciones de la Lista de Boda
de El Corte Inglés
Si quieres hacer un regalo a los novios haz click aquí o llámanos al
902 224 411
AVISO LEGAL   |   CONTACTO   |   FAQ
Facebook   Google   Pinterest   Twitter      Instagram Linkedin Youtube
¿Eres proveedor de servicios de boda? ¿Quieres ofrecer tus servicios en BodaMás?
902 060 260
Ahorra hasta un 15% en tu viaje de novios, al abrir tu lista de boda en El Corte inglés.
Regístrate
• CLICK HERE TO BUY FROM A GIFT LIST •
IDEAS  > Lo último  > 10 consejos para elegir ramo de novia
menu
menu
Buscador
Registro
900 373 111
Atención al cliente
Compartir
COMPARTIR
cerrar
TU NOMBRE:


EMAIL DE TU AMIGO:



EMAIL ENVIADO